domingo, 30 de marzo de 2014

                                                                  Huellas.

He amado, terrenal, sudorosa.
He amado, cuanto más he podido, y la pasión florecía,
Fui toda lluvia de cenizas.
He amado, todos distintos, todos eran míos,
Todos separados por un arrebol infernal, asexual.
El amor engulle cada silueta de la que he bebido.
He amado,  ya no son los mismos,
La juventud también me recuerda,
Una historia, un tiempo, un trozo de lo que he vivido,
Pero  ya no somos esos, los de aquellos días,
Los caminos delirantes nos han separado
Hay distintas nubes sobre nosotros, distintos soles,
El aroma ha cambiado desde entonces,
Somos universos paralelos unidos por un instante,
En el Big Bang poderoso que solo une a las almas,
Llámenle destino.
He amado,  esos rostros que son desconocidos.
Pero una vez contuve sus secretos,
Una vez concebí placer, tacto, y el deseo de lo infinito.
Como es el tiempo dueño de sus caprichos: es efímero.
Como es el orgullo: humano, terrenal, siempre proporcionando olvido,
¿Olvido?  Somos, fuimos.
He amado, amo, seguiré amando, soy todo cuerpo y aun respiro.
Cuantas piedras más se vuelven nostalgia en mi camino,
Crezco, crezco inmensamente en el amor que he recibido
Que importa si fui arrojada al olvido.



Ammi Hefzi-ba.

No hay comentarios:

Publicar un comentario